APANATE comienza el curso 2020-2021 con el sello de “Centro Protegido”

La asociación replantea todos sus servicios para seguir dando cobertura a las personas con TEA y sus familias de forma segura


En APANATE llevamos más de 25 años acompañando a las personas con TEA, desde la atención temprana hasta la edad adulta. Esto implica la existencia de más de diez servicios especializados que, a raíz de la crisis sanitaria actual, han tenido que replantearse para poder seguir dando apoyo a las familias. 

Con mucho esfuerzo por parte de todo el equipo, APANATE ha elaborado rigurosos protocolos sanitarios que han sido auditados por una la empresa en la que el IASS  (Instituto de Atención Sociosanitaria de Tenerife) ha delegado, y ha recibido el sello de “Centro Protegido”. Así, la asociación ha apostado por medidas estrictas de seguridad que, además de las normas generales (distancia social, control de ratios y aforos, lavado de manos, etc.) incluyen situaciones propias de las características del colectivo. Por ejemplo, es importante recordar que aquellas personas con TEA que tengan grandes dificultades para usar las mascarillas correctamente, están excentas de hacerlo. En esos casos, y al igual que sucede con las sesiones en domicilios (que entrañan un riesgo mayor), es necesario aumentar el nivel de protección del/la profesional para que ambas partes se sientan cómodas y seguras. Todo esto se suma a la necesidad de incorporar más personal, EPIs más completos, más equipos tecnológicos, dando como resultado un sobrecoste económico que asume la entidad.

Otra de las adaptaciones que se añaden curso escolar es el modelo mixto presencial-telemático. Las sesiones online se iniciaron durante el confinamiento y, vistos los resultados y la incierta evolución de este curso, se consolidan como parte de la metodología de la asociación. Se ofrecerán en un formato combinado con el modelo presencial que prioriza la intervención en el contexto real de cada persona. En cualquier caso, APANATE ha intentado adaptarse a la idiosincrasia de cada familia, tratando de gestionar los apoyos que mejor convengan en cada caso, siempre que sean seguros.

Tras esta reconstrucción, APANATE comienza el curso con todos sus servicios abiertos, con la excepción de “Voluntariado y prácticas”. Se avecina un 2021 incierto, que la asociación afronta con valentía, esperando que la Administración Pública siga proporcionando el apoyo necesario, y con el compromiso de seguir acompañando a las familias pase lo que pase.

 


Related Posts

Teatro inclusivo: una experiencia en primera persona

Teatro inclusivo: una experiencia en primera persona

En el post de hoy tenemos la suerte de compartir la experiencia de Samuel Sosa como actor de teatro. Por tercer año consecutivo, la Fundación DISA junto APANATE y ASPERCAN han desarrollado el Proyecto Platea, donde 10 jóvenes con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) han recibido clases en materias como teatro, interpretación, canto, baile o inteligencia emocional, […]

Tazas para mucho más que beber

Tazas para mucho más que beber

En marzo de este año, en nuestro Centro de Día surgió una iniciativa que ha traído mucho trabajo, mucha ilusión y muchas alegrías. Se trata de unas tazas personalizadas que, por supuesto, sirven para tomar tu bebida favorita, pero también para mostrar las habilidades creativas […]