— Historia —

Apanate surge en 1995, de la mano de un grupo de familias con hijos/as con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) que, ante la falta de servicios especializados en Canarias para este trastorno, deciden emprender el camino de la asociación. Así, las familias afectadas, junto con un profesor de la Universidad de La Laguna, fundan lo que hoy es Apanate.

Inicialmente, el equipo técnico estaba formado por muy pocos profesionales y un gran número de voluntarios, que ofrecían terapia con recursos muy limitados. Sin embargo, la asociación fue creciendo rápidamente, lo que posibilitó la creación de espacios específicos para el tratamiento del autismo y la ampliación de la plantilla, así como la cobertura de diferentes partes de la isla de Tenerife.

Hoy en día, Apanate cuenta con cuatro centros, más de 180 socios, y un equipo de voluntariado y prácticas que, día a día, hacen posible la atención integral a personas con Trastornos del Espectro del Autismo.

Considerada Entidad de Utilidad Pública, es miembro de la Confederación Española de Autismo (FESPAU), Autismo Europa, la Organización Mundial de Autismo,  Plena Inclusión (Confederación Española de Organizaciones en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo) y de la Plataforma de ONGs de Voluntariado de Tenerife.

 

— Misión —

Prestar distintos servicios y programas que tratan de mejorar y potenciar habilidades en las personas con Trastorno del Espectro del Autismo de Tenerife, diseñando y prestando apoyos que les ayuden a disfrutar de una vida digna y de calidad, tanto a ellos como a sus familias, ofreciéndoles oportunidades de participación e inclusión social, a partir de modelos de intervención avalados por la ciencia, desde un compromiso ético y desde el respeto a todos sus derechos.

 

— Visión —

Apanate aspira en los próximos 5 años en convertirse en una Asociación que sea un referente en el autismo en la isla de Tenerife. Asimismo, será una entidad con capacidad de influir en otros sectores y organizaciones sociales, en cuanto al autismo se refiere, tanto por la calidad de sus servicios como por el nivel de cualificación, conocimientos, experiencias, etc., acumulados por las personas integrantes de la asociación.

 

— Valores —

Autodeterminación: las personas con Trastorno del Espectro del Autismo tienen derecho a decidir sobre su propia vida.

Igualdad de oportunidades de participación: las personas con Trastorno del Espectro del Autismo tienen derecho a los apoyos necesarios para que su participación sea una realidad.

Calidad: todas las actuaciones de la asociación deben estar orientadas por los principios de calidad Plena Inclusión.

Inclusión: las personas con Trastorno del Espectro del Autismo tienen el derecho y la necesidad de vida en la comunidad y a utilizar los mismos servicios que el resto de ciudadanos.

Derechos: las personas que conforman Apanate deben conocer y defender los derechos de las personas con Trastorno del Espectro del autismo ante la sociedad.