Arraigo, cultura y bienestar compartido, en forma de infusión

Centrarse en la persona es también darle tiempo y espacio para vivir su cultura. En el Centro de Día, contamos con Matías, de origen argentino, y gracias a él hemos aprendido a disfrutar del mate. Es más, sabemos de buena tinta que algunos ya lo han incorporado a sus rutinas diarias, ¡y es que no hay nada como compartir y aprender! Javier Santos, profesional del centro, nos cuenta los detalles:

¿Qué es el mate?

El mate es una bebida hecha de un planta conocida como yerba mate, muy apreciada en Sudamérica, especialmente en Argentina, Uruguay y Paraguay. Se prepara en una infusión como el café o el té, pero se consume de una manera muy particular, ya que no se toma en una taza sino a través de un sorbete denominado bombilla, que se coloca en un recipiente especial llamado mate. A diferencia del té o del café,que siempre se beben individualmente, el mate es una bebida que se acostumbra a compartir entre conocidos, familiares, amigos o compañeros, lo que le da una importante connotación social que las otras bebidas no tienen.

¿Cómo surge la idea de tomar mate en el Centro de Día?

Estábamos buscando una actividad placentera para Matías. En concreto, queríamos trabajar una visita al médico, y era importante que la actividad acabara con algo deseado y placentero por él. Así querría ir, y no sería algo tan estresante.  A raíz de ahí, la madre comenta que le gusta mucho tomar el mate. Nos mandan las cosas a APANATE, le proponemos una actividad y poco a poco lo fuimos introduciendo. Ahora tomamos el mate todos los días después de desayunar.

¿En qué consiste la actividad?

Todos los días después de desayunar, cuando las actividades del centro lo permiten, tomamos el mate juntos.

¿Qué cambios se han observado en Matías?

Matías antes se pasaba gran parte de la mañana cabizbajo, con la cabeza agachada, como con frío, y desde que lo toma está más espabilado. Además, ahora hay un momento de compartir, de hablar, de respetar turnos, lo vemos mucho más activo.

¿Qué implicaciones culturales y sociales tiene la actividad?

Matías es argentino y es una costumbre que realizaba con su familia. La cultura comprende la propia forma de preparar la infusión, un vocabulario muy propio, el hábito social…  Ya es una costumbre muy arraigada que se trata sobre todo de reunirse, charlar, socializar, compartir y pasar un rato agradable. Hemos querido hacer eso con Matías, y estamos encantados.

Por último, les dejamos unas fotos de una mateada que hicimos con todos los compañeros y compañeras, para que probasen la experiencia y la compartiesen con Matías. Probablemente se repita, ¡porque fue todo un éxito!


Related Posts

La emotiva carta de Iker a una persona mayor confinada

La emotiva carta de Iker a una persona mayor confinada

El pequeño Iker ha sido un auténtico valiente que, con el apoyo de su familia, ha atravesado el mar para enviar su apoyo a otra persona que lo necesitaba. Lo ha hecho gracias a la iniciativa Sobrepasando Mares, que conecta a niños/as tinerfeños con personas mayores, […]

Apoyar en la distancia: el reto de estos últimos meses

Apoyar en la distancia: el reto de estos últimos meses

Tras dos meses de confinamiento, ya hay muchas cosas que tenemos establecidas, pero sin duda, esto del teletrabajo ha sido todo un proceso rápido, nuevo, incierto y cambiante.  Hasta ahora hemos hablado de cómo lo han vivido nuestras familias, pero para nuestro equipo también ha […]