Atletismo y autismo: una experiencia de deporte inclusivo

Estamos siguiendo de cerca y con mucho orgullo la experiencia de Yeray, uno de nuestros usuarios, y su padre Ramón, que forman parte del club de atletismo Aguere, en La Laguna. Ellos son los protagonistas de nuestro post de hoy, en una entrevista que no tiene desperdicio.

 

APANATE- ¿Por qué atletismo? ¿De dónde viene la idea?

Ramón. Siempre he sido deportista, desde la infancia, practicado un gran número de deportes. En los últimos años he estado cursando formaciones de técnico deportivo (baloncesto, montaña y atletismo). En dichas formaciones empecé a darle vueltas a la idea de integrar a Yeray en un club deportivo. Dada la escasa oferta deportiva para personas con autismo (menos aún inclusiva) y la deficiente integración en el sistema educativo, lo consideraba fundamental. Esto me llevó a considerar el atletismo, porque sobre todo en categorías infantiles, se entrena de manera colectiva, pero se compite individualmente. Esto facilita la integración de un niño con las características de Yeray, al no influir en ningún momento en el desarrollo individual o logros deportivos de sus compañeros. Además, su normativa y reglas permiten que Yeray pueda participar en competiciones, sin otra adaptación adicional que mi mera presencia cercana. Si a eso le sumamos que a Yeray le encanta correr y saltar (sólo faltaría lanzar) estaba claro que había que probar con el atletismo.

 

A. ¿Con qué dificultades iniciales te encontraste? ¿Existe realmente la inclusión en el ámbito deportivo?

R. En el primer club que pregunté, me dijeron que no. Tenían una visión tradicional (deporte adaptado) relegando a un espacio delimitado y apartado a las personas con discapacidad. Afortunadamente me abrieron las puertas completamente en el siguiente club, el Aguere, lo cual siempre les agradeceré de todo corazón. No todos los días son iguales y hay que ir con mucha paciencia, pero más allá de esas premisas, su adaptación ha sido muy natural y sin forzar. Por supuesto, requiere de una persona junto a él que vele por el buen desarrollo del entrenamiento, además del entrenador asignado al grupo. No es un servicio que se ofrezca o cuente con profesionales experimentados y supondría un coste elevado (salvo que estuviera subvencionado). Esto implica una gran dedicación y disciplina por parte de su acompañante, que en este caso es su propio padre.

Existe la inclusión, pero hay que ser realistas al respecto. Muchos deportes, sobre todo colectivos, ni siquiera son inclusivos con las personas sin discapacidad, por lo tanto difícilmente serán los mejores candidatos. Esto no quiere decir que en un futuro se avance a tal efecto y sea posible, pero hasta que una gran parte de la sociedad (dentro del entorno de las discapacidad también) esté preparada y dispuesta, hay que empezar con deportes como el atletismo. Deporte inclusivo, no es otra cosa que practicarlo todos juntos, independientemente de nuestra raza, género, habilidades, discapacidad o cualquier otra característica individual.

 

A. Tú eres el apoyo de Yeray en el club ¿cómo lo haces?

R. En esta primera fase, permanezco cerca de él en todo momento. Principalmente para que no se disperse y pierda la concentración. Le indico como realizar el ejercicio e intento que lo haga de forma autónoma o imitando. Respeta su turno y hace todos los ejercicios, como los demás. Si un ejercicio le cuesta especialmente, buscamos la manera de adaptarlo inicialmente, pero siempre con la intención que evolucione al formato original del mismo. Realmente es igual a lo que ocurre en muchas ocasiones con sus compañeros, pero en este caso de una manera más intensiva. Al mismo tiempo, de forma distendida respondo a las preguntas de los otros niños sobre Yeray, les enseño como comunicarse o interaccionar con él, jugar, etc.

 

A. ¿Cuáles crees que son los principales beneficios para Yeray?¿y para el resto?

R.Muchos. Hábitos saludables a través del ejercicio, mejora de la cualidades físicas generales, integración con niños de su edad, pertenecer a un grupo, tener otros modelos de referencia a los que imitar, etc.

Para los demás, educación en valores, algo que las familias de sus compañeros consideran muy positivo y aprender a convivir con la discapacidad de una forma natural desde la infancia. Nunca se sabe cuando la discapacidad puede tocar tu puerta. La única forma de crear una sociedad más integradora e inclusiva hacia la discapacidad, debe de empezar por la niñez. Además, hay que empezar a ver el deporte de una forma menos competitiva, dando más importancia a los grandes valores que puede y debe transmitir el deporte.

 

A. ¿Retos de futuro?

R. Seguir avanzando con Yeray y lograr que sea más independiente, que cuente con otras personas de apoyo, además de la mía, como por ejemplo, sus propios compañeros. Conseguir que más personas se beneficien de esta iniciativa y que se extienda a más clubes. Una carrera inclusiva en Tenerife (por parejas o equipos, compuestos de personas con y sin discapacidad). Continuar promocionando el deporte inclusivo.

 

Por otra parte, Yeray se ha presentado a las Becas Vamos, que organiza Colacao para ayudar a deportistas a conseguir su sueño. Como nos cuentan en el vídeo, la beca de Yeray serviría para dotar al club de material deportivo, para conseguir apoyo profesional o formativo para continuar el proyecto tanto con Yeray como con otros chicos/as, y para organizar una carrera a favor de la inclusión. ¡Le deseamos toda la suerte del mundo, la que se merece! 🙂



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *