La emotiva carta de Iker a una persona mayor confinada

El pequeño Iker ha sido un auténtico valiente que, con el apoyo de su familia, ha atravesado el mar para enviar su apoyo a otra persona que lo necesitaba.

Lo ha hecho gracias a la iniciativa Sobrepasando Mares, que conecta a niños/as tinerfeños con personas mayores, sanitarios/as y personas enfermas de Burgos que, por la situación de crisis sanitaria, están aislados. Cuando su profesora le propuso participar, Iker se puso manos a la obra y escribió una carta tan emotiva, que fue publicada en el periódico Diario de Burgos. Toda una experiencia con sentido y significado para el momento que estamos viviendo.

Iker es un niño de ocho años con TEA, usuario de nuestro servicio de APANATE en Granadilla. Con esta carta nos ha demostrado no sólo una gran capacidad empática y solidaria, sino que nos inspira a afrontar estos momentos como él: tendiendo su mano a quien lo necesite. ¡Pero dejemos que él mismo nos lo cuente!

 

 

Iker, ¿cómo surgió la iniciativa?
Iker: mi profesora Laura nos envio una actividad del cole para hacer. Teníamos que escribir una carta y elegir a quien queríamos enviarla. No conocíamos a esa persona, y estaba en Burgos. Podía ser un anciano de una residencia de mayores, un sanitario o una persona enferma que estuviera en un hospital con coronavirus.

 

¿Cómo te decidiste a participar?
Iker: me daba mucha vergüenza, pero mi madre me dijo que eso era algo muy bonito y que ella me iba a ayudar.

 

¿Cómo te sentiste al ver que elegían tu carta y la publicaban?
Iker: mi madre llegó muy contenta a casa y me lo contó. Al ver lo contenta que ella estaba yo también me alegre mucho porque vi lo orgullosos que estaban de mi.

 

¿Cómo se te ocurrió contar lo que escribiste en la carta?
Iker: mi profesora nos había dicho que teníamos que elegir a quien enviar la carta y yo elegí a un anciano de una residencia, que no podía recibir visitas de su familia porque pensé en mi abuela, que es mayor, y yo tampoco podía verla ni ella a mi.

 

Y para terminar, cuéntanos, ¿cómo has vivido estos meses?
Iker: me daba un poco de miedo por tantas noticias del coronavirus y muchos días se han hecho pesados porque no podía ver a mis primos ni jugar con ellos. Los días son todos iguales y te cansas un poco. Al principio mi madre no trabajaba y era mejor porque estaba ella, pero ahora ella tiene que ir al trabajo y es más aburrido.

 


Mil gracias a Iker y a su familia por compartir esta historia en nuestro blog e inspirarnos a los demás. Aprovechamos también para felicitar a su profe Laura, por elegir actividades con tanto sentido y tanta importancia en estos tiempos. Educar es esto.

Un abrazo, ¡y hasta pronto!


Related Posts

Apoyar en la distancia: el reto de estos últimos meses

Apoyar en la distancia: el reto de estos últimos meses

Tras dos meses de confinamiento, ya hay muchas cosas que tenemos establecidas, pero sin duda, esto del teletrabajo ha sido todo un proceso rápido, nuevo, incierto y cambiante.  Hasta ahora hemos hablado de cómo lo han vivido nuestras familias, pero para nuestro equipo también ha […]

Salir a la calle con niños: apoyos visuales

Salir a la calle con niños: apoyos visuales

¡Los más pequeños/as de la casa han sido unos grandes héroes y heroínas durante esta cuarentena! Con más o menos momentos de crisis, lo cierto es que muchos/as llevan más de un mes sin salir de casa, y ahora, por fin, se abre la posibilidad […]