¿Qué es y qué no es TEA?

Los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) son, probablemente, uno de los trastornos con más falsas creencias y mitos asociados. Durante años, el cine, la literatura y los medios de comunicación, entre otros agentes, han contribuido a difundir una imagen muy distorsionada de lo que es una persona con autismo.

En este post te respondemos las preguntas claves para entender qué es- y qué no es- un Trastorno del Espectro del Autismo. ¡Toma nota!

 

¿Qué es el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA)?

El término TEA hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral. La variabilidad en sus manifestaciones es enorme, si bien se encuentran dificultades comunes: las competencias sociales, la comunicación, la percepción y el aprendizaje.

NO es una enfermedad, y por lo tanto, no tiene cura.

¿Cuál es su origen?

El TEA tiene un origen neurobiológico, con una base genética. No obstante, no se conocen aun los genes concretos implicados en el desarrollo del trastorno, y parece que los factores ambientales también tienen cierto peso. Aun falta mucha investigación al respecto.

NO es fruto de un entorno frío, de unos padres distantes, ni de las ondas.

¿Por qué se habla de un espectro?

El autismo se ha conceptualizado como un espectro debido a la gran variabilidad que existe de manifestaciones. Cada persona presenta una combinación única de síntomas, asociadas a un nivel de lentuaje y a un funcionamiento intelectual particular. Se podría decir que existen tantos tipos de TEA como personas afectadas.

NO todas las personas con TEA son iguales.

¿Cuál es la proporción de casos TEA?

Aunque hay muchas variaciones entre estudios y países, las estimaciones rondan el 1%; es decir, 1 de cada 100 personas presenta TEA. En España, hay más de 450.000 personas con TEA.

NO es la incidencia lo que aumenta (es decir, no hay más casos nuevos cada año), sino la prevalencia (es decir, la suma total de casos-nuevos y antiguos-cada vez es mayor).

¿Cómo se detecta?

Las señales de alerta suelen estar presentes desde los primeros años de desarrollo, y se corresponden principalmente con los comportamientos de comunicación, juego, e interacción social. La detección de estas señales es fundamental, ya que posibilitan el diagnóstico precoz y favorecen la intervención temprana.

NO se puede realizar un diagnóstico firme antes de los dos años de edad.

¿Las personas con TEA mejoran?

Todas las personas aprenden y evolucionan. Por tanto, las personas con TEA también. Como en todos los casos, la intervención precoz es la más conveniente, ya que la infancia es el momento en que somos más moldeables. La atención debe ser individualizada y especializada, implicando a la familia y generalizando en todos los contextos.

NO es cierto que las personas con TEA no aprendan. Simplemente, las vías de aprendizaje tienen que adaptarse a su forma de entender y procesar el mundo.

¿Las personas con TEA pueden ser independientes?

Sí, las personas con TEA pueden vivir de forma independiente si cuentan con los apoyos necesarios. Del mismo modo, tienen capacidades que les permiten ser excelentes trabajadores y trabajadoras. Son personas precisas, rigurosas, responsables y eficaces.

NO todas las personas con TEA son dependientes.

¿Cómo de inteligente es una persona con TEA?

La variabilidad de CI dentro de la población TEA es la misma que la de la población neurotípica. Esto quiere decir que dentro del espectro se encuentran personas con altas capacidades, personas con una inteligencia normativa y personas con discapacidad intelectual.

NO es cierto que todas las personas con TEA tengan talentos o habilidades especiales.

¿Cómo podemos facilitar la vida a las personas con TEA?

Haciendo el entorno más accesible. Las personas con TEA encuentran en su acceso y participación en la sociedad barreras cognitivas, que tienen que ver con la comprensión, la orientación y a anticipación. El diseño de entornos, bienes y servicios accesibles beneficia a todos.

 

El TEA es, al fin y al cabo, una forma diferente de funcionar. Es como si con los mismos cables se hubiese realizado una instalación diferente. Ni mejor, ni peor. Diferente.

Si quieres acercarte más a esta realidad, recuerda que en Apanate siempre tenemos las puertas abiertas a través de nuestros servicios de voluntariado y prácticas. Si lo deseas, puedes escribirnos directamente a voluntariado@apanate.org

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *