Carta a las madres

Escrita por Yamilet, trabajadora de APANATE, responsable del Servicio de Edad Escolar, y ahora, también madre.

A todas esas madres de niños o niñas, adolescentes, adultos con TEA… A todas esas madres hoy quiero dedicarle unas palabras:

Soy persona de apoyo de niños y niñas con TEA desde hace 11 años, pero desde hace 1 año y medio también soy madre.

No sé cuando te convertiste en una guerrera, seguramente el día en el que te convertiste en madre, pero seguro que empezaste a combatir la batalla más dura cuando te dieron ese diagnóstico de TEA.

Quiero decirte que te veo, que te reconozco, que valoro todas y cada una de las cosas que haces por tu hijo o por tu hija. Quiero decirte que a pesar de las piedras que inevitablemente tiene este camino, te veo fuerte y te veo válida. Cuando te miro a los ojos y veo el amor que desprendes hacia tu niño o niña se me derrite el corazón. Cuando te veo cansada pero buscando otras alternativas que funcionen mejor, te admiro profundamente. Nunca antes había podido reconocer tanto tu esfuerzo. Siempre he tenido la mirada empática y compasiva con las familias, pero el ser madre me ha transformado la visión.

Qué difícil es a veces cumplir las expectativas que a veces nos ponemos, qué difícil es a veces conciliar, qué difícil es no encontrar a veces los apoyos básicos que a veces necesitas para poder hacer algo tan simple como poder salir a trabajar si tu niño o niña está enfermo y no tienes con quién dejarlo, ni pagando.

Hoy quiero transmitirte mi máxima admiración, quiero darte las gracias por dejarme formar parte de tu vida, por confiar en mi trabajo para poder ganar calidad de vida familiar. Quiero que sepas que cada día aprendo de ti y de tu familia, y me enseñas en mi práctica profesional y personal que aunque las fuerzas flanquean en algún momento, hay algún sitio, ahí muy profundo dentro de una madre, que siempre saca impulso y fuerzas para continuar.

Gracias, porque a través de tu vida me enseñas lo que es la vida real.

Los padres que no se ofendan, hacen una labor muy bonita en la vida de sus hijos e hijas, pero hoy me tocó rendirle homenaje a esas madres corajes.

El trabajo en los contextos naturales que realizamos en APANATE nos permite estar mucho más cerca de las familias. Ver mejor su realidad, entender mejor sus necesidades, ajustar mejor las estrategias y, en definitiva, ser mejores apoyos. Muchas veces, para los/las profesionales es difícil adentrarnos en tantos hogares, pero también es lo más bonito y lo que tiene más sentido. Gracias a tantas y tantas familias por abrirnos las puertas.


Related Posts

Todos buscamos calidad de vida pero, ¿eso qué es?

Todos buscamos calidad de vida pero, ¿eso qué es?

Si piensas en calidad de vida, seguramente te vengan a la cabeza muchas imágenes, ideas e incluso sensaciones, pero es difícil explicarlo con palabras, ¿verdad? En efecto, se trata de un concepto complejo y escurridizo que, sin embargo, utilizamos con mucha frecuencia. Hoy desgranaremos una a una todas sus claves porque, si sabemos lo que buscamos, será más fácil de encontrar.

Conoce a Judit, trabajadora social de APANATE, amante de la naturaleza y excursionista experta

Conoce a Judit, trabajadora social de APANATE, amante de la naturaleza y excursionista experta

Judit lleva casi 3 años en la entidad y está encantada con su trabajo. Además, es una persona muy familiar a la que le encanta vivir momentos al aire libre. En esta entrevista nos cuenta un poco más sobre su puesto y sus aficiones. ¡No […]



Left Menu Icon